• septiembre 23, 2021 2:28 am

UILA

Universidad Internacional Latinoamericana de Astrología -Documentación en trámites

Nodo Norte en Casa I, Nodo Sur en casa VII





Nodo Norte en Casa I  Nodo Sur en Casa VII
 
Quienes nacen con el Nodo Norte de la Luna en la Casa I desarrollan un carácter y unas pautas de conducta que se distinguen de los demás,  tienen una nota o rol especial. Suele ser ese tipo de  personas que tiran de los demás, que tratan de mantener una imagen de seguridad, como el que bate la comba y marca el ritmo a los demás. El problema está al otro lado de la cuerda, donde está el Nodo Sur, y depende de si está más fuerte o más débil o existe algún desequilibrio o traba para generar un ritmo acorde, si es así pueden padecer serias dificultades para lograr mantener una relación de pareja estable. De hecho esta posición es la más delicada para la estabilidad de la relación de pareja.
El Nodo, por ser un punto inmaterial, se tiñe fácilmente del planeta regente o de cualquier otro planeta que se halle a su lado.  Si está el Nodo Norte en Aries en esta Casa, regido por Marte, marca un ritmo de vida de la persona que lo tiene, difícil de aguantar por ninguna pareja o socio, hay quienes han tenido más de cinco parejas con hijos en cada una de ellas sin lograr estabilizarse hasta el momento. Si es al contrario, que el Nodo Norte está en Tauro o en Libra y es el Nodo Sur el que se encuentra en un signo regido por Marte o que está teñido de Marte, son ellos mismos los que no pueden soportar el intenso batir de sus socios, colaboradores o pareja y tampoco logran estabilizar del todo este tipo de relaciones.  
 
Un caso interesante lo tengo con dos hermanas gemelas, las dos Piscis Ascendente en Géminis, una de ellas tiene al Nodo Norte en la I en Cáncer y el Parte del Infortunio separado del Nodo en Géminis. No le gustaba estudiar y está casada estable con hijos. Mientras que la segunda, que nació un poco más tarde, tiene el Infortunio en Cáncer al lado del Nodo Norte.  Es una persona que sigue estudiando después de los 40 años, pero no ha podido formar familia, ni tiene pensamiento de tener hijos. Su manera de batir está enturbiada por el maléfico Infortunio, es demasiado lenta o tiene demasiados miedos para dejarse batir.
Con este ejemplo se comprenderá que no se puede generalizar demasiado sobre la interpretación de los Nodos en esta o en otra Casa del tema natal.  Cuando la interpretación está asociada a un maléfico o al Infortunio se observan situaciones desgraciadas como resultado de las relaciones de pareja.  Hay muy pocos que se salven de ese condicionante que marca buena parte de sus vidas.
Otra de las características que definen a las personas que tienen el Nodo Norte en esta Casa es que saben cuándo deben dejar una relación, están como preparados ante esta eventualidad, parece como que tuvieran un espejo que mira hacia adelante que les permite conocer de antemano el desenlace final de una relación o de un cargo.  Como les ocurre a algunos de los políticos que tiene al Nodo Norte en este lugar
En general se trata de personas que, para realizarse, deben de contar con los demás, de nada le sirve al pintor pintar o el escritor escribir, si no tiene a nadie a quién pintar o a quién contárselo. Un ejemplo exagerado sería Luis del Olmo, el famoso locutor de radio. 
Aparecen muchos profesores con el Nodo en signo de Agua; representantes en Géminis; periodistas en Escorpio; logopedas en Aries; masajistas en Sagitario;  abogados en Acuario; psicólogos en Tauro; economistas en Virgo, todos son personas que tienen que batir la comba y mover a los demás.
Son personas que de modo natural tienden a abrir nuevas puertas, nuevas maneras de ser, nuevos estilos, a derribar muros y tratar de dejar nuevos caminos abiertos, como Nietsche, Stalin o Mozard. Son personas que tratan de crear una nueva onda, un nuevo ritmo de vida. Otra cosa es que los demás estén dispuestos a entrar en esa comba. 
Lo que sí parece ser es que quien tiene el Nodo Norte en la Casa I no está dispuesto a dejarse llevar por las ondas de otros, si estas no tienen un ritmo acompasado al suyo.
El Nodo Sur en La VII suele dejar la huella de un puente roto, un vacío que se aleja cada vez más, una orilla a la que sólo algunos pueden acceder, pero ninguno olvidar.

Tito Maciá

Profesor, divulgador, investigador y escritor sobre temas de astrología. https://titomacia.net/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.