• octubre 18, 2021 5:22 pm

UILA

Universidad Internacional Latinoamericana de Astrología -Documentación en trámites

Las decisiones que toma el pueblo y lo que ocurre como resultado.

PorTito Maciá

Jun 12, 2021

Los astrólogos de la antigüedad disponían de una variada gama de modelos matemáticos, en formato reloj, para llevar a cabo su trabajo de astromundial o astrología social. Uno de esos modelos milenarios, es el que se crea calculando la carta del cielo del momento en que el Sol entra en primer grado y minuto del signo de Cáncer. En ese momento se crea un reloj astrológico que tiene una carga de tiempo de un año, donde todo se mueve por atacir un grado cada día de igual manera que hacemos con la carta del 0 Aries.

La carta de 0 Cáncer adquiere su importancia en lo social, porque en el el signo Cáncer está exaltación del planeta Júpiter y el domicilio de la Luna. Por eso la carta de la entrada del Sol en Cáncer se usaba para conocer el estado de la justicia social, del pueblo y de sus decisiones, los asuntos en los que la ciudadanía tiene protagonismo, los momentos en los que el pueblo tiene la palabra.  

La entrada del Sol en el signo de Cáncer abre la segunda puerta del año en cuyo cielo se refleja todo aquello que ocurre en un lugar a causa de las decisiones que toma la ciudadanía, de lo que decide el pueblo en general cuando tiene posibilidades de hacerlo, como sucede en tiempo de elecciones democráticas, en los países libres, que es cuando la ciudadanía toma la palabra.

En la carta de cielo de 0 Cáncer, el Sol queda «dispositado», a las órdenes de la Luna, lo que se puede traducir como que el gobernante está en manos de su pueblo, en ese tiempo, y eso es algo que se hace evidente en tiempo de elecciones.

La Luna, desde la perspectiva de la Astrología social, influye preferentemente en las mujeres madres, las familias en general, la ciudadanía, los votantes donde hay democracia, o a la población subyugada por los tiranos de turno donde no hay democracia.

En la carta del cielo del 0 Cáncer se observa el estado del pueblo, el nivel de vida de las familias, el crecimiento y desarrollo social de las personas que habitan un país, eso es lo que se puede conocer utilizando la carta de cielo de la segunda Puerta del año. Un cielo que permite deducir la actitud, las tendencias y el estado de la ciudadanía, del pueblo, de los votantes en general.

La carta del cielo del 0 Cáncer, al igual que la del 0 Aries ó la de los eclipses y lunaciones, es diferente para cada lugar del mundo, por eso tiene una interpretación distinta para cada ciudad o región. .

Hay lugares del mundo; ciudades, regiones y países en los que la población experimentará crecimiento, mejoras, desarrollo o como dice Musa Ibn Nawbajt: “habrá pocos peligros y serán buenos los comercios, las mercancías y las condiciones”. Mientras que en otras zonas del planeta, la población tiene un pronóstico de hostilidades, guerras, matanzas y calamidades.

 Se puede pronosticar en qué zonas del mundo habrá prosperidad de las gentes, mayor crecimiento y bienestar y se puede pronosticar también en qué lugares del mundo la influencia astrológica para la población tiene significado de miseria, penuria, desgracia o guerras y hostilidades.

En general el año viene con doble carga. Por lado, y para unos países, será un año de extraordinarias oportunidades sociales, mientras que en otros lugares la cosas son más complicadas de ver.

¿Qué tiene de bueno este nuevo año lunar? Vamos a verlo. Voy a dejar en el grafico únicamente a la Luna, el Sol y Júpiter, que son los tres actores principales de la «obra».

Una estupenda figura de aspectos de Gran Trígono, la mejor figura que se puede formar entre tres planetas y que en esta ocasión adquiere una importancia extraordinaria por unir a los tres planetas más importantes de la carta del 0 Cáncer. Esta figura de aspectos se relaciona con cambios que liberan de todas las opresiones y se puede manifestar como el disfrute especial de una regeneración, renovación completa o asombrosa curación. A causa de la buena influencia de esta figura, será un año en el que la población en general, contará con protecciones o ayudas que van a permitir circular y moverse con mayor facilidad.

El Sol refleja la actitud de los gobernantes y Júpiter, en este año especial que estamos, son las vacunas y el trígono que forma con la Luna será la vacunación masiva mundial auspiciada por los gobernantes. Siembre habrá personas raras con extraños pensamiento que no querrán vacunarse.

Un año de oportunidades para hacer negocios, para viajar, para estudiar, para entablar nuevas relaciones sociales. Con el 0 de Cáncer viene un tiempo de expansión social, desarrollo económico, aumento del bienestar y prosperidad general.

Eso analizando la carta del cielo de 0 Cáncer en modo parcial. Ahora vamos ver la otra cara de la moneda:

La Luna, que es el planeta más importante de la carta del cielo del Cáncer, se encuentra en Escorpio, donde tienen su «caída» y está «mal recibida por el regente que es Marte y le forma cuadratura, y a Marte le gusta martirizar disfruta con eso. Saturno le forma otra cuadratura a la Luna desde Acuario y para rematar la faena, Urano forma una oposición con la Luna y se crea una terrible figura de Cuadrado cósmico.

La Luna en Escorpio da para pensar en una población resentida, enfadada y encima sobrecargada de trabajo y medio enloquecida con el dinero por internet y los wasapps – ¿Quién se a llevado mi queso? Se preguntaran muchos.

La Luna somos todos, y en mayor o menor medida, socialmente hablando podemos sentirnos así, echándole la culpa a quién se quiera.

El pueblo ha decidido tomar ese camino, hay que joderse, no veo otra.

La primera crisis la tendremos a los 90 días, y la peor, 90 días antes del final de este año del 0 Cáncer.

Tito Maciá

Profesor, divulgador, investigador y escritor sobre temas de astrología. https://titomacia.net/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.