• octubre 21, 2021 7:16 am

UILA

Universidad Internacional Latinoamericana de Astrología -Documentación en trámites

La Astrología es otra manera de observar la realidad. Esta ciencia se adapta como método de consulta personal y como monitor meteorológico mundial o nacional en la que funciona mejor dado que «el juicio general anula el particular», esta rama es llamada Astromundial o Astrología Social.

Para estudiar las influencias celestes globales contamos con una serie de relojes astrales de distinta duración. Los antiguos consideraban cuatro puertas principales anuales además de ciclos planetarios. La primera puerta es el Cero de Aries con duración de un año entre una primavera y otra en el hemisferio norte y de otoño a otoño en el hemisferio sur.

Los Partes Arábigos son arcos o ángulos en los que convergen dos planetas. El maestro Tito Maciá ha desarrollado los «Partes de las enfermedades virales» que es el arco que se forma de Saturno a Plutón y el que se forma entre Plutón y Saturno.

Uno de estos Partes se posiciona en la Casa XII, sector del cielo astrológico de enfermedades graves, en todos los relojes anuales de todas las naciones. Otra cosa es que forme conjunción a algún astro. Cuando es así, se interpreta como confluencia de contagios sobre los personajes asociados a la naturaleza esencial del planeta en cuestión. Habrá cielos de países sin planetas conectados a los Partes y que no desarrollarán contagios tan numerosos. Para observar más de 200 cielos tendríamos que contar con un laboratorio de Astromundial subvencionado gubernamental o por la vía privada del mismo modo que se destinan recursos a la Astronomía, a la meteorología. Mientras tanto, es imposible que un grupo de personas que se cuentan con los dedos de las manos se dedique a observar el cielo mundial.

Nos ha llamado la atención el aumento de la tasa de morbilidad (contagios) en muchos países. Hemos construido el reloj anual para CDMX, capital de México que rige el destino de todos los habitantes del país completo a partir del 20/3/2021 y hasta el inicio de la primavera 2022. Trescientos sesenta y cinco días de vigencia.

En la primera ilustración podemos apreciar que uno de los Partes Arábigos de Enfermedades Virales forma conjunción con el planeta Júpiter en Casa I, lo que da para pensar que los contagios por SARS-CoV-2 se darán de manera generalizada sobre sus médicos, profesores, jueces, abogados; gente con sobrepeso, viajeros y extranjeros de visita en el territorio mexicano.

La segunda imagen refleja los atacires (movimientos uniformes perfectos) del día 21 de junio de 2021 con orbe de acción en este reloj, de hasta dos o tres días después, en el que agregamos al reloj anual, un gráfico de El Economista en el que se distingue muy bien cómo en el mes de junio se «rompe la meseta» aumentando los contagios encaminando al país azteca a su «tercera ola de contagios» por el virus SARS-CoV-2. Haremos análisis con astrodinas, que por etimología elemental (astro=planeta; dina=movimiento), podemos deducir que se refiere a la potencia o intensidad planetaria. El maestro Tito Maciá definió muy bien la escala de astrodinas y dice que, cuando se alcanzan las 10 astrodinas, la intensidad de los eventos que produce es tan pobre que apenas deja un recuerdo que se desvanece con el tiempo; cuando se superan las 20 astrodinas, la intensidad de los eventos es de mediana intensidad pero no provoca cambios sustantivos; al llegar a 30 astrodinas, la cosa cambia porque produce eventos que cambian el curso de los acontecimientos y dejan huella; al superar la barrera de las 40 astrodinas, los cambios son bastante intensos que cambian para siempre las cosas con eventos que no se olvidan nunca; y cuando se alcanza el límite de las 50 astrodinas, da para pensar que las cosas no volverán a ser como eran antes, es un cambio absoluto, radical que deja un recuerdo para siempre.

1.- El Medio Cielo formando conjunción al Parte de Enfermedades Virales y a Júpiter. Zeuspiter es un astro que escenifica su influencia del mismo modo que sus hermanos Neptuno y Plutón, masificando, en este caso, engancha en masa a todos los personajes jupiterianos del guión anual por la naturaleza esencial del planeta a los que hicimos referencia en párrafos pasados: paseantes, «gorditos», catedráticos, licenciados en derecho, clérigos, doctores en medicina, que pudieron haber contraído la enfermedad causada por el nuevo Coronavirus. En nivel de astrodinas, una conjunción entre la cúspide de una Casa con un astro suma 10 astrodinas. La conjunción de la cúspide de una Casa con un Partes arábigo suma 5 astrodinas. Subtotal: 15 astrodinas. Esta configuración astrológica corresponde a los «macrobrotes» explicados por el maestro Tito Maciá en su post https://uila.info/2021/06/27/el-atacir-del-mediocielo-del-o-aries-el-parte-del-virus-y-los-macrobrotes-a-la-vista/

2.- El Ascendente va al encuentro de Urano en Casa III. Urano u Ouron, la primera deidad asociada al Cielo, como lo llamaban los antiguos griegos, se asocia a todos los contagios en medios de transporte locales y regionales, conductores y pasajeros que en un súbito arranque de descuido se despojaron del «cubrebocanariz», no guardaron la prudente distancia social y/o no usaron gel antimicrobiano al hacer uso del transporte público. Subtotal: 10 astrodinas.

3.- Mercurio conjunción a Marte en Casa IV arrastra su significado desde Casa II: gente que contrajo Covid-19 por hacer caso nulo de lavarse las manos después de trabajar, individuos que saludaron de «puñito». Como en el rádix, Mercurio y Marte configuran una cuadratura siniestra y cada vez que algo conjunte a alguno de estos dos astros o alguno de estos dos planetas llegue a otro astro o a la cúspide de una casa, se activa y escenifícase su influencia a través de esfuerzos duros que contrarrestan o dificultan la materialización de un objetivo. Subtotal: 10 a 21 astrodinas.

4.- Marte llegando por atacir a la cúspide de la Casa VIII, arrastrando su significado al provenir del final de la Casa IV: sustos o muertes de los trabajadores, médicos, fuerzas armadas y estudiantes de escuelas militares. Y era la época en la que se habló de contagios de jóvenes en planteles navales. Subtotal de 10 astrodinas por la conjunción a la Casa.

Un total de 45 astrodinas por conjunciones señalando que todo está empezando a transformarse para los 130 millones de mexicanos, las cosas no volverán a ser como eran antes del virus. La vacuna hace lo suyo evitando que se desarrolle la fase grave de Covid19 en el 90% de los casos pero no protege contra contagios ni exenta de sufrir la fase aguda de la enfermedad como lo demuestra la evidencia publicada por distintos medios de comunicación. En todo el planeta debemos hacer el esfuerzo de aceptar , porque entendidos somos pero necios también, que la distancia social, el lavado de manos correcto y frecuente junto con la mascarilla facial que cubre boca y nariz han llegado para quedarse. La maestra Alejandra y un servidor sostenemos que «el cubrebocas es el nuevo preservativo» de la convivencia humana, y es que a principios de los años ochentas hubo una elevación del Índice Cíclico Planetario (ICP) que propició el uso del preservativo en las relaciones sexuales seguras so riesgo de contraer el Virus de la Inmunodeficiencia Humana, del mismo modo que la elevación del ICP que vivimos en 2020. Lo sentimos pero es así.

Iván Toral

Egresado de la Facultad de Medicina de la Universidad Veracruzana, México. Profesor, autor, investigador y consultor de Astrología Neoclásica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.