• octubre 19, 2021 10:31 pm

UILA

Universidad Internacional Latinoamericana de Astrología -Documentación en trámites

Nodo Norte en Casa III y Nodo Sur en Casa IX




Una de las maneras de entender la influencia de los Nodos es pensar en las “figuras de Chladni”, donde ser forman figuras en los puntos nodales o puntos fijos de una superficie vibrante, es como si en estos lugares se fuera depositando los residuos o el resultado de mundo vibrante en el que vivimos, es donde se acumula energía en forma del significado de la Casa o en relación con la naturaleza de este lugar.
 
En el caso del Nodo Norte en Casa III, se acumula información concreta disponible para el futuro y conocimiento como resultado de la experiencia del pasado, se abre un puente entre las experiencias prácticas, lo que uno ha experimentado o sentido, ya sea de manera concreta, durante largos viajes, estudios superiores o de manera mental y la información ordenada que queda como residuo o resultado de esas experiencias.
 
Un caso especial es el de Carlos Castaneda, que tiene el Nodo Norte en la Casa III y el Nodo Sur en conjunción con Júpiter en la Casa IX.  Este extraordinario escritor, describe de manera muy precisa los estados alterados de conciencia que el mismo experimenta.  La imagen de Carlos aferrada a su libreta de notas delante de D. Juan, puede ser una de las imágenes más representativas de la interpretación de esta posición nodal.
 
Siguiendo en esta misma línea esotérica, menos conocida por las personas jóvenes, pero muy famosa en otros tiempos es doña Elena Petrova Blavatsky, que como Castaneda es capaz de escribir sobre sus experiencias subjetivas, también a través de su experiencia con maestros fuera del plano normal. En el fondo ambos personajes hablan de lo mismo, de un mundo pasado que convive con el presente pero que permanece fuera del plano del presente o de estado actual del pensamiento.
 
La resultante de las experiencias adquiridas en países exóticos o las percepciones abstractas, ideales o superiores, quedan como residuo de información. Allan Wats, que también tiene los Nodos en esta misma posición,  después de su experiencia como pastor de la iglesia anglicana y su experiencia con el budismo Zen del Japón, ha dejado como residuo toda una serie de escritos extraordinarios donde se ordenan sus experiencias y quedan como información. Como los anteriores personajes también tuvo que realizar largos viajes al extranjero, siguiendo con el batir del Nodo Sur, siempre situado en la Casa IX.
 
El último Papa del siglo XX y el primero del XXI, Juan Pablo II, también tenía el Nodo en esta posición domal. Es sin duda alguna el Papa más viajero de todos los tiempos. Esta derivación o tendencia a viajar del Papa, se relaciona con la posición del Nodo Norte en el signo de Sagitario, regido por Júpiter, cuya naturaleza adquiere el Nodo e influye claramente en el tema de los viajes.  El residuo de información que nos deja, también tiene esa nota jupiteriana y por eso nos deja el legado de unos escritos de tipo clerical o religioso.
 
El Nodo Norte en la Casa III deja residuos en forma de información, genera una tendencia a acumular información procedente de las experiencias originadas en la Casa IX donde se halla el Nodo Sur.  Significa experimentar y transmitir experiencias del tipo que sean en función de la naturaleza de los regentes. Suelen ser personas que tratan de anotar lo que experimentan con el fin de transmitirlo posteriormente, pueden llegar a ser grandes acumuladores de información con buena capacidad para trasmitirla.
 
Para los indios, el Nodo en esta posición, significa que adquirirá fama y prosperidad, y también habla del nacimiento de un hijo u otro evento favorable. Si está en conjunción o formando buen aspecto con benéficos o regido por benéficos, significa felicidad, riqueza y éxito en lo que se acomete. Dicen que si esta en ese buen estado, significa un incremento de la riqueza, felicidad con la familia y prosperidad y añaden que el nativo se involucrará en empresas arriesgadas.
 
El Nodo Sur en la Casa IX, va dejado puertas cerradas, lugares alejados a los que no se volverá, maestros que se alejan y no se vuelven a ver más. Iglesias cerradas, centros de enseñanza inasequibles, creencias que un día fueron fuente de fe y que luego quedaron relegadas, carreras sin acabar, viajes a lugares pedidos y cosas así.
 

Tito Maciá

Profesor, divulgador, investigador y escritor sobre temas de astrología. https://titomacia.net/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.