• septiembre 23, 2021 2:11 am

UILA

Universidad Internacional Latinoamericana de Astrología -Documentación en trámites

El despertar de los talibanes y los atacires del ciclo de Neptuno y Plutón.

Para comprender el presente es conveniente hacer un mínimo recorrido por el pasado, y para viajar por el tiempo nada mejor que los relojes astrólogicos. Uno de los más importantes es el reloj de la carta de cielo del 0 Aries, la primera Puerta del año.

Se abre el reloj del cielo y nos vamos al 0 Aries del año 1892, ese año fue muy especial, particularmente en Kabul, capital de Afganistan, donde en la carta del cielo de ese año, el planeta Venus estaba en el signo de Tauro en pleno Ascendente, Marte en la cúspide de la Casa IX, el escenrio de las fronteras, Venus era el regente del año y anunciaba una paz duradera.

El Sol de la carta del cielo del 0 Aries de ese año 1892 formaba una conjunción a menos de un grado con Júpiter y a su vez, Sol y Júpiter formaban una fugura de T cuadrada con un cuadratura con Marte y un aspecto de oposición con Saturno.

Dice Ben Ragel en el libro 8, capítulo 3º cuando escribe sobre los años que significan guerras:

“Conocerás el año que será la guerra y de los que salen de tierra o gente que se levante para destruir el pueblo, cuando los dos pesados (Saturno y Júpiter) se encuentren en la revolución del año en cuadratura el uno con el otro o en oposición”

En esta ocasión Júpiter y Saturno formaban oposición. -Júpiter siempre representa al invasor, al atacante, al que se expande, mientras que Saturno es el que se defiende.

En el año 1892, la conjunción de Júpiter con el Sol influyó sobre el rey de Afganistán Abd el Rahman quien decidió expandir las fronteras de su reino y para ello invadió y se anexionó el territorio de los “hazares“, un pueblo de origen mogol que procedía de los restos del ejército de ocupación de Gengis Khan, que se establecieron en el noroeste del país.

Mapa de Afganistan en 1892

En el año 1892 dos pueblos se unieron, dos etnias pasaron a formar parte de un mismo destino, para sellar esa unión Neptuno y Plutón se unieron en el cielo en ese mismo momento.

Ciclo Neptuno Plutón 1892-2385


En la carta del cielo de la conjunción de Neptuno y Plutón del año 1892, calculada para Kabul, la capital de Afganistan, el Parte arábigo del Infortunio estaba en el mismo lugar de la conjunción, y eso es algo que no ocurre en ningún otro lugar del mundo, el Infortunio sobre la conjunción, es una «Cofiguración Local» que solo afecta a Afganistan.

La conjunción de Neptuno y Plutón, junto al Infortunio en el ciclo de 493 años, más la infuencia del 0 Aries donde el Sol estaba junto a Júpiter en el año 1892, da inicio y carácter al pueblo afgano actual, un pueblo nada homogéneo, pues no se trata de una etnia única o de distinta especie humana, como pretenden ser los vascos y algunos catalanes con trastorno, sino que es una amalgama de etnias, un conglomerado de pueblos vertebrados por una misma ideología o religión que muy bien se puede asociar con la influencia aglutinadora del planeta Neptuno, a la que se ha añadido una etnia mongola guerrera, formada por los hazares que se unieron al conjunto de pueblos en ese año de 1892, el año de la conjunción de Neptuno con Plutón, que da inicio a un ciclo de 493 años. -La próxima conjunción ocurrirá en el año 2325.-

Neptuno y Plutón junto al Infortunio, son una combinación planetaria terrorífica que puede servirnos para comprender un poco el talante del conjunto de un pueblo, pero sigue siendo muy difícil de interpretar.

Se puede hacer un volcado de ideas hasta que la mente suelta algo que puede resultar coherente. Neptuno, al margen de su influencia sobre todo tipo de idealismos; religiosos o políticos, aparte de su influjo aglutinador, tiene una relación directa con el mundo de las enfermedades, los medicamentos y drogas, de todas las drogas, mientras que Plutón, está muy relacionado con la muerte, por eso esta combinación de Neptuno con Plutón puede asociarse con el opio y la heroína, una droga maravillosa para sobrellevar una muerte sin dolor, pero una muerte del alma y después del cuerpo para quienes caen en sus redes.

La heroína mata, mucho más que el tabaco y el alcohol, lo puedo decir con muertos en el cementerio. Los talibanes, son la escoria de ese pueblo afgano, la parte mala de esa mezcla de pueblos, que matan también, eso se puede decir igualmente con muertos en el cementerio.

La combinación de Neptuno y Plutón con el Infortunio ha de servirnos para comprender el fenómeno talibán, algo extremo y terrorífico dentro del pueblo afgano.

Para entender un poco mejor esa combinación, podemos pensar en otra mala combinación planetaria que es bastante parecida, me refiero a la combinación o la mala relación entre Neptuno y Marte, que cuando estan en cuadratura suele influir en la atracción hacia las bebidas alcoholicas y las drogas duras; desde Boudelaire, que se metía en el cuerpo de todo, Camarón de la Isla, que también se metia en el cuerpo de todo, hasta el conocido Carlos Castaneda especialista en estos tema de drogas, todos ellos tenian este aspecto entre Neptunio y Marte.

-Neptuno y Plutón no es lo mismo, pero es semejante y su influencia se puede asociar, entre otras cosas con una droga como es el opio y sus campos de la muerte.

Los talibanes de Afganistán gestionan la mayor producción de opio del mundo, el opio es lo que les permite sobrevivir con el mínimo esfuerzo y comprar armas y municiones que gastan con el tiro al buda, si es que están de buen humor.

Afganistan es la fábrica mundial del opio, el cultivo de opio genera 590.000 empleos en el país, una cifra muy superior a toda la fuerza del Ejército y la Policía del país, compuesta por 313.728 personas. La mayor parte de los talibanes dedican su vida al cultivo de amapolas, a la religión y a la guerra santa (Neptuno y Plutón y el Infortunio), trabajar honradamente no lo hace casi ninguno.

Los talibanes o se drogan con opio o se drogan con religión, no son seres humanos con una mente independiente como nosotros, no piensan por sí mismos, en cierta medida son como los zombis, esos muertos vivientes de las películas de terror. Se mueven como las bandadas de los pájaros negros como los estorninos, no tienen vuelo personal, sin su grupo o sin su droga, no son nada. No representan al mundo islámico para nada, son la escoria del pueblo afgano. -El verdadero musulmán, el que sabe que no hay Dios sino en Dios, es amable, culto, pacífico y ama el arte, nada que ver con esta especie engendrada en una mala conjunción con el Infortunio, una gente que se dedica al tiro al buda cuando no tiene nada mejor que hacer.

Los talibanes en su mayoría son misóginos o maricxxes si no, no se explica como pueden dar el trato de desdén que dan a sus mujeres, que normalmente son mujeres muy bellas, no como ellos que suelen ser feos y desgarbados, aparte de misóginos y homosexuales reprimidos. Este desprecio por el mundo femenino, junto su adicción o dependencia del opio para su subsistencia, son sus dos puntos débiles.

Nunca se les podrá derrotar por la fuerza, ellos viven cómodamente instalados en la guerra, son animales gregarios de guerra, la guerra en grupo es su estado natural, entre ellos se entienden y al ser maricxxes se encuentran muy a gusto entre hombres y si a eso añadimos que Afganistán es su territorio, es imposible derrotarlos a través de la guerra usando un ejército convencional, así no se puede y los occidentales seguiremos aumentando en victimas causadas por estos especialistas alucinados de la guerra.

¿Entonces qué? ¿Nos retiramos los occidentales y ahí se apañen?

Eso es lo que está sucediendo en 2021, las fuerzas armadas norteamericanas y las inglesas están dejando el país en manos de los talibanes, exactamente igual que hicieron los rusos en su momento. Todo incomprensible, lo único razonable está en el cielo. Vamos a verlo.

Los planetas escenifican su influencia cuando por atacir llegan al Ascendente. Esa es la única regla de interpretación de los atacires. En el ciclo de 493 años el atacir de cada uno de los planetas se mueve a una velocidad uniforme de un grado cada 493 días, así de fácil.

Al poner «en hora» la carta del cielo del ciclo de Neptuno y Plutón, se observa que el atacir del planeta Urano está aplicando por conjunción al Ascendente y eso significa que vamos a notar la influencia de Urano con cierta inmediatez. Urano es como la mano de un loco que lo que agrarra le da la vuelta, provocando un giro de 180 grados al estado de las cosas.

Afganistan, atacir de Urano, llegan las novedades imprevistas, la alteraciones sociales en ese país y eso se está notando ya. Es la hora de cambiar la cosas. Otro tema es pensar en el tipo de cambio que se les viene encima a los de Afganistan. De este reloj, nada bueno se puede esperar. -Veremos.

Tito Maciá

Profesor, divulgador, investigador y escritor sobre temas de astrología. https://titomacia.net/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.